Se ha producido un error en este gadget.

martes, 19 de junio de 2012

Comentario:Didáctica de la Educación Artística, Marín, R.

Resulta interesante ver como el arte pasa de ser parte de la educación integral del individuo en la antigüedad para irse despegando paulatinamente y no volver a formar parte de ésta hasta el siglo XIX. Si bien las rezones de esta nueva inclusión en el siglo XIX no eran las originales de la época clásica (entender el mundo que nos rodea) ya que se basaban en su aplicación a la producción industrial, si sirvió como puente para las teorías que seguirían en el siglo posterior, donde sí se vuelve a entender el arte como un modo de explicar el mundo. Es inevitable pues que esta reintroducción del arte al desarrollo de la persona, unido a los avances ciencia y psicología derive en diferentes planteamientos filosóficos cada vez más complicados que van adecuando la enseñanza artística a explorar el desarrollo de la persona a través de la expresión artística.
Así la educación artística vira hacia la auto expresión , es decir, el arte ya no solo explica el mundo, como en la época clásica sino que hace comprendernos a nosotros mismos y podemos explicarlo según nuestras emociones y sentimientos y en consecuencia se convierte en herramienta del desarrollo personal.

A pesar de esta aparente libertad intrínseca en la auto expresión creativa, la gran cantidad de imágenes derivadas de la televisión, cine, publicidad... harán la necesidad de introducir unos criterios en la educación visual del individuo para actuar como filtro del buen gusto, no dejando pues de ser algo adoctrinadora.

“Ver es pensar”. Con esta afirmación de Arnheim se resume uno de los grandes paradigmas de la Educación Artística. Crear es expresarse, pero para expresarse correctamente hay que ver, racionalizar y decodificar la información que nos proporcionan los sentidos y reinterpretarla según nuestro criterio.
La DBAE afina en este sentido y apuesta por una fundamentación interdisciplinar basada en el estudio de la estética, la crítica de arte, la historia del arte y la producción artística para desarrolar ese criterio propio pero a mi entender resulta insuficiente y me parece más acertado, siguiendo el camino iniciado por Arnheim, donde ver es pensar y pensar requiere conocimientos en muchos campos, principalmente en el de la filosofía. Creo que es la principal herramienta en todos los ámbitos de la educación y en consecuencia en la Educación Artística.
Para cuestionar modelos es necesario un conocimiento de las materias mencionadas por la DBAE pero estas se alimentan de las corrientes de pensamiento y se estructuran en función de corrientes filosóficas que a su vez se nutren de de la cultura, la historia, la sociología y la ciencia. . Entender todo en su conjunto da una visión global que nos daría las claves para descifrar los códigos de las imágenes que vemos, pero también para descifrar qué está pasando y porqué en el contexto social y así, poder expresarnos a través del arte con coherencia y fundamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores